sábado, 23 de julio de 2011

Bastion




Xbox Live Arcade (XBLA) lleva tiempo recibiendo algunos titulos interesantes como "Braid" o "Limbo", este año parece un juego que va ser especial, capturando la atención en este sector de juegos descargables...y ese juego es Bastion. Un juego de acción en un mundo de rol, como Diablo pero con toques de Zelda.

La historia comienza con una gran catástrofe y que controlamos a la protagonista (conocido simplemente como el chico), que tiene que llegar al Bastion, que es el sitio a ir en caso de emergencia. Para llegar allí, habrá que ir abriendo paso derrotando a enemigos y mejorando el nivel de experiencia, nuestras armas y habilidades. No podemos llevar todo lo que encontramos por el camino, pero si que podemos recoger y personalizar armas. También iremos desbloqueando unos taquillas donde tendremos que dejar pociones para personalizar al personaje.
Los gráficos del juego es detallista - con un tono muy intenso con un estilo visual como si fuera dibujado a mano. Aunque es bonito, en una pantalla grande, es posible que no distinguimos muy bien a los pequeños enemigos que puede hacer difícil algún que otro enfrentamiento. Y tened en cuenta que algunas escenas de batallas pueden ser pequeños, haciendo que estos pequeños cumplan con su deber de molestarnos.

La jugabilidad centra en luchas, cuerpo a cuerpo o a distancia con ballestas, arcos, etc., o incluso usando el escudo para defender o repeler ataques de enemigos. Al principio da igual qué armamento llevamos, pero mas adelante en el juego, habrá que pensar un poco en qué tipo de equipamiento hay a llevar. Del mismo modo, conseguir elixires para personalizar al personaje al ir equipándolos en los estantes será importante, o ídolos con efectos a veces muy singulares pues están destinados a ponernos problemas adicionales. Todo orientado a que la experiencia de combate basada en el rol de acción sea el gran centro y principal atractivo del juego, dejando incluso en segundo plano la historia. Las posibilidades de combinación de múltiples elementos permiten personalizar al personaje, adaptar el estilo de juego a las circunstancias, y disfrutar de los múltiples retos que se presentan. Además, la rejugabilidad está garantizada, no solo porque es muy dinámico y divertido, sino porque al terminar el juego se puede iniciar una nueva partida manteniendo la experiencia acumulado y el progreso logrado (el clásico "nuevo juego+"), con algún guiño al respecto por parte del narrador. El premio, además, es ver un segundo desenlace.
El diseño de niveles es sorprendente a nivel estético pero también por la estructura y los enemigos nos espera. Es evidente que hay enemigos recurrentes, pero se consigue una buena variedad de situaciones e incluso se integran algunos minijuegos, como las pruebas de armas, y retos adicionales a través del sistema de Logros, que resulta inspirado.

La música y los efectos de sonido son buenos, y, de hecho, algunas composiciones de la partitura del juego resultan fantásticas. La melodía siempre se adapta a lo que sucede, al igual que la voz del narrador (en ingles), y ayudan a componer una atmósfera muy particular en la que asistes a una narración doble: por un lado, la interpretación y la melodía, por otro la historia misma y las acciones.
Se ha conseguido un gran trabajo artístico que da cierto aspecto de estar lejos de las bestias técnicas que hay hoy en día, quizás porque no tenemos polígonos a tutiplén moviéndose por pantalla, pero el esfuerzo técnico está presente en el juego y basta ver su suavidad de movimientos, cómo la pantalla se llena de elementos sin resentirse en ningún momento, para apreciar su técnica. Por suerte (aunque cada vez más restringido a este tipo de producciones) no todo tienen que ser soldados detallados en la insulsa búsqueda de la imitación inane de la realidad, y estos mundos de fantasía con otros objetivos artísticos y técnicos siguen llegando de vez en cuando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario